Video Interactivo

¿Por qué usar el vídeo como recurso pedagógico?

Diversos estudios han demostrado que el uso del vídeo como contenido, puede mejorar la capacidad de recordar conceptos y detalles, con efectos que incluso aumentan con el tiempo. Es por esto que el grueso del contenido teórico debe ser presentado a través de vídeos. 

Además, podemos afirmar que es un medio didáctico que facilita el descubrimiento de conocimientos y la asimilación de éstos.  Por tanto, puede ser motivador para el alumnado pues la imagen en movimiento y el sonido pueden captar la atención de ellos.

El  uso  del  vídeo facilita la construcción  de  un  conocimiento significativo  dado  que aprovecha  el  potencial  comunicativo  de  las imágenes,  los sonidos  y  las palabras  para transmitir  una  serie  de  experiencias  que estimulan los sentidos  y  los  favorecen  estilos de  aprendizaje  en  los alumnos. En definitiva, es un catalizador impresionante para generar un mayor compromiso o implicación (Engagement) en el aprendizaje online.

Como resumen, el vídeo es un magnífico recurso formativo, que además de la rica variedad en sus formatos, se puede enriquecer intercalando otros elementos con infografias que refuercen el mensaje, peguntas que nos den indicación del nivel de atención y comprensión del alumno, etc.

Ejemplos de algunos recursos utilizados en nuestro diseño instruccional

1.- Grabación de pantalla + locutor robotizado

2.- Animación + locutor robotizado

3.- Archivo imágenes + locutor + infografía

4.- Archivo imágenes + locutor + infografía + preguntas

5.- Video / actividad Ramificada

6.- Avatar + locutor + infografía

7.- Avatar + locutor + infografía + preguntas

Principales ventajas de su uso:

1.- Ayudan al alumno a ser consciente de lo que sabe y de lo que no (es decir, se trabaja la metacognición, el aprender a aprender) 

2.- Este tipo de vídeos mantienen la atención del alumno mucho más tiempo (durante el visionado) y hacen el aprendizaje más activo que el simple “ver pasivamente” un vídeo.

3.- Al profesor, le proporciona una información importantísima: qué saben y (lo que es más importante), qué no han comprendido sus alumnos; y esta información es personalizada, pues (si utilizas una aplicación informática específica) puedes elegir a un alumno y saber sus aciertos y errores, o puedes elegir una pregunta y ver qué porcentaje de alumnos de la clase la han acertado o fallado.

La clave está en conseguir que tus alumnos estén “cerebralmente activos” mientras ven tus vídeos.